ANTROPOLOGIA EN CONTRAPUNTO

¿Cómo relacionamos lo que hacemos, escribimos y proponemos en antropología, con la antropología?

Sin pretender subalternizar la multiplicidad de temas y problemas que guían la actividad de los antropólogos – bien se centren en colectivos humanos y en las transacciones entre personas sociales, las representaciones del mundo y los actos de comunicación, las relaciones entre los seres humanos y diversos no humanos (animales, naturalezas, sustancias, objetos, tecnologías, deidades, antepasados, etc.) o en cualquier otro ámbito -, la pregunta clave que orienta este congreso se traduce en un doble desafío.

El primero es cuestionar la relación que existe entre cada una de nuestras investigaciones en antropología y el conjunto de la tradición reflexiva, a la que llamamos de antropología, en cuyo nombre se construyeron y siguen desarrollando múltiples lenguajes teóricos, metodológicos y empíricos, a su vez sujetos a una pluralidad de interpretaciones. El segundo propone una reflexión sobre la articulación entre la antropología en cuanto búsqueda de la comprensión de la condición humana y la antropología en cuanto tradición disciplinaria que ha contribuido decisivamente para proyecto antropológico más amplio.

La pregunta que proponemos evoca deliberadamente la naturaleza polifónica de la antropología, privilegiando el contrapunto entre las distintas voces que la forman. Al mismo tiempo, sugiere que la disciplina de la antropología se constituye como un campo multidimensional de diferencias y tensiones: entre otras, una dimensión histórica en la que podemos situar fenómenos de auge y declive, transformación y cambio, de especialización e integración teórica, ya tengan su origen en el interior de la disciplina o provocados por eventos externos y procesos tales como el colonialismo, la descolonización, la globalización, el neoliberalismo; o una dimensión nacional, articulada con los espacios públicos y constituyente de las formas de acción y representación de la diferencia; o, finalmente, una dimensión transversal que insiste en la porosidad, la hibridad, en la constante redefinición de los límites inherentes a los modos de hacer Antropología en el seno de la Antropología.